Iparragirre 7. 48901 Barakaldo
944370741
Lun. - vie. de 8:00 a 20:30h

¿Qué es la endodoncia?

¿Tienes problemas con un diente desde hace tiempo? ¿Te han dicho que probablemente necesitas una endodoncia? Si no has oído hablar nunca de este tratamiento, merece la pena conocer en qué consiste y cómo te puede ayudar a mejorar tu salud bucodental.

¿Qué es una endodoncia?

Se trata de una intervención que se realiza en el interior del diente para extirpar la pulpa dental. Esto es lo que se conoce popularmente como “nervio”.

Para hacerla, se atraviesa el esmalte abriendo una cavidad hasta llegar a la cámara pulpar. Desde allí el dentista puede acceder al conducto en el que se encuentra la pulpa dental. Una vez aquí, la extirpa totalmente para eliminar cualquier signo de enfermedad. Después, rellenará el vacío dejado en el interior sellándolo.

¿Cuándo se hace una endodoncia?

Este tratamiento está indicado en diversas patologías graves. Por ejemplo:

  • La pulpitis irreversible.
  • Las caries muy profundas que llegan casi al nervio dental.
  • La rotura de un diente muy cerca de la zona donde se encuentra la pulpa.

Antes de continuar, es muy importante definir qué es la pulpa dental, un término poco conocido para la mayoría de los pacientes. Se trata de un tejido ubicado en el interior más profundo del diente que está lleno de nervios y vasos sanguíneos. Esto hace que, ante cualquier inflamación o infección, se produzca un dolor muy intenso. En nuestra clínica dental en Barakaldo tenemos el tratamiento que estás buscando.

La endodoncia soluciona este problema y, además, evita una lesión irreversible en el diente.

¿Cómo se hace una endodoncia?

Este procedimiento dental se realiza en varias sesiones dependiendo del grado de afectación que sufra el paciente. Este deberá someterse a una exploración previa para saber hasta qué punto está dañada la pieza dental, el número de raíces y su estado. También hay que tener en cuenta que es indispensable tratar todos los conductos del diente.

Los pasos que se llevan a cabo en una endodoncia son:

  • Anestesia previa.
  • Apertura del diente para poder acceder a las raíces.
  • Limpieza de conductos y colocación de una obturación provisional para evitar infecciones y prevenir daños hasta la próxima sesión.
  • Eliminación de los restos de pulpa.
  • Preparación de los conductos para la obturación definitiva.
  • Obturación final con una sustancia que sella por completo el diente y ocupa todo el conducto. De esta manera, además, se aísla.

Una vez realizado todo este proceso, en dos o tres días te desaparecerá cualquier pequeña inflamación o dolor que tengas. Tu dentista te recetará los analgésicos adecuados para sobrellevar las molestias. Después, ya podrás hacer tu vida normal. Solamente tendrás que preocuparte por llevar a cabo la higiene dental habitual.

La prevención

Recuerda que la mejor manera de cuidar tu dentadura es acudir al dentista ante cualquier problema o dolor que percibas. Solo así el especialista podrá valorar la situación y poner el tratamiento preventivo más adecuado, evitando en muchos casos el tener que llegar a intervenciones más serias como esta.

Ahora que ya sabes qué es una endodoncia, no dudes en ponerte en manos de los profesionales de Centro Odontológico Médico Quirúrgico de Barakaldo para que te realice el tratamiento cuando sea necesario.

¿Qué es la periimplantitis?

Llevar implantes dentales es una solución muy eficaz cuando falta alguna pieza dental en la boca. Como tal vez sepas, la falta de piezas dentales puede tener efectos muy negativos en la salud, por lo que es muy positivo recurrir a los implantes. Se trata de un proceso muy seguro, aunque en algún caso puede surgir alguna complicación. Una de ellas es la periimplantitis, y en este artículo te vamos a explicar en qué consiste, qué síntomas tiene y de qué modo puedes contribuir a su prevención.

¿Qué es la periimplantitis?

Se trata de una enfermedad que afecta a los tejidos de alrededor del implante dental, tanto los tejidos duros como los blandos. Por su terminación en “-itis”, podemos deducir que se trata de una inflamación. En efecto, cuando se produce se inflaman los tejidos blandos que rodean el implante. Esta inflamación se da a la vez que se destruye el tejido óseo en el que está insertado el propio implante. Como ves, hay gran afectación de los tejidos que rodean a esta pieza.

Si te preguntas cuándo puede tener lugar, ten en cuenta que se trata de una complicación tardía.

Síntomas de la periimplantitis

Será el especialista quien determine si tienes esta afección, con la cual puedes presentar los siguientes síntomas:

  • Sangrado o supuración al explorar el implante.
  • Dolor a la percusión en el implante.
  • Enrojecimiento de la mucosa que rodea al implante.
  • Profundidad superior a 6 milímetros de sondaje.
  • Movilidad del propio implante.
  • Malestar y dolor continuados.
  • Placa bacteriana alrededor del implante.
  • Pérdida de hueso observable en la radiografía.

¿Cuál es el tratamiento?

Según cómo de afectado esté tu hueso, el tratamiento puede ser uno de los siguientes:

  • Tratamiento de los defectos del hueso: Consiste en un curetaje de las lesiones existentes mediante el uso de materiales que sustituyen el hueso que ha sido dañado. Así se detiene el progreso de la afección.
  • Tratamiento de superficial del implante para la eliminación de la placa bacteriana que se haya ido acumulando.
  • Tratamiento para regenerar los defectos del hueso: En este caso, se elimina el tejido de granulación, con el objetivo de que se destruyan las bacterias causantes de la infección. Al hacer esto, la inflamación se ve reducida.

¿Se puede prevenir la periimplantitis?

Es una cuestión compleja, ya que depende de muchos factores. No obstante, algunos de esos factores dependerán de ti, así que debes tener cuidado al respecto.

Los factores que predisponen a padecer la periimplantitis son:

  • Higiene oral deficiente.
  • Enfermedades periodontales existentes antes de la colocación del implante.
  • Consumo de tabaco y alcohol.
  • Diabetes.
  • Calidad ósea deficiente.
  • Implante mal colocado.
  • Combinación de factores sistémicos.
  • Contaminación del implante con bacterias al insertarlo.
  • Complicaciones por trauma quirúrgico.
  • Sobrecarga por descompensación de fuerzas.
  • Falta de estabilidad primaria del implante.

Como has podido comprobar, la periimplantitis es una enfermedad que puede tener distintos grados de gravedad. En nuestra clínica dental en Barakaldo te damos la solución. Aunque muchos síntomas solo puede detectarlos el dentista, hay otros que notarás tú mismo y a los que debes prestar atención. Además, está en tus manos evitar algunas de las causas para prevenir su aparición.

Dentina dental, ¿qué es y cómo cuidarla?

Cuando se trata de abordar la salud bucodental, se habla mucho sobre el esmalte y por qué debemos protegerlo, pero nunca se habla de la dentina dental. En pocas palabras, si no cuidas tu esmalte, tu dentina quedará expuesta. Es en este artículo donde explicamos este concepto al detalle.

¿Qué es la dentina?

La dentina es uno de los cuatro tejidos que pueden conformar tu pieza dentaria o diente. Va a rodearse generalmente del esmalte, del cemento y la pulpa. La dentina es resistente, pero no tan sólida como el esmalte. Sabemos que, aunque es menos conocida que el esmalte, en realidad constituye la mayor parte de la estructura de la pieza dentaria.

Para situarla mejor, la dentina, que es de color blanco cremoso a amarillento, se encuentra inmediatamente debajo del esmalte. Esta es la razón por la que nuestros dientes se ven menos brillantes cuando el esmalte se corroe. En estos casos, la dentina empieza a mostrarse aún más dando esa sonrisa amarillenta poco estética.

En sí, se podría decir que tiene una estructura similar a la del hueso. No obstante, este tejido es más blando en comparación con el tejido óseo. Debes saber que a su vez existen tres tipos de dentina: la primaria, la secundaria y terciaria. La capa externa es la primaria, la capa secundaria de dentina se produce después de que la raíz del diente se ha desarrollado completamente y la dentina terciaria es aquella que responde a estímulos. Los tres tipos de dentina son vitales para mantener la buena calidad de los dientes.

Y, ¿cuál es la función de la dentina? Básicamente, proteger los elementos del interior. Cuando la dentina queda expuesta, el diente también se vuelve más sensible. Dentro de la dentina, se pueden encontrar tubulillos que se conectan a la pulpa del diente. La pulpa juega un papel crucial ya que contiene vasos sanguíneos que aportan nutrición a los tejidos circundantes. También contiene terminaciones nerviosas que provocan dolor cuando los dientes están expuestos a cambios repentinos de temperatura (como al beber bebidas muy frías o calientes).

Cómo cuidar la dentina

Puede evitar dañar el esmalte y la dentina, es crucial mantener unos buenos hábitos de higiene bucal. Cepillarte sin hacer excesiva fuerza, utilizar un adecuado colutorio o enjugue bucal y hacer uso del hilo dental es clave.

Mantener una dieta saludable ayuda mucho a mantener las piezas fuertes. Es clave evitar las bebidas azucaradas, alcohólicas o demasiado ácidos que puedan corroer estas estructuras. Además, asegúrate de consumir calcio y vitamina D para mejorar la composición dentaria.

Por otro lado, es clave evitar hábitos perjudiciales. Por ejemplo, fumar puede provocar cáncer de boca pero además daña las estructuras de tus piezas dentarias, amarillea tus dientes y provoca enfermedades periodontales.

Como ves, no es difícil llevar a cabo unos buenos hábitos para proteger la dentina dental. Esto se puede prevenir. Puede asegurarse de que su dentina se mantenga saludable si también mantiene sus dientes nutridos. Para obtener más consejos sobre cómo cuidar su salud bucal, no dudes en contactar con el Centro Odontológico Médico Quirúrgico de Barakaldo.

¿Cómo mejorar la estética de la sonrisa?

La sonrisa es nuestra mejor carta de presentación. Sin duda, es una manera ideal de transmitir alegría, positivismo y buenas vibraciones a los demás. Sin embargo, muchas personas se acomplejan de sus dientes, lo que hace que no sonrían tanto como les gustaría. Si es tu caso, en este artículo te explicamos como puedes mejorar tu estética bucal.

7 consejos para sonrisa perfecta

A continuación, te recomendamos hábitos y tratamientos para deslumbrar a todos.

1. La dentadura, un factor decisivo

Esto podrá sonarte obvio, pero nuestros dientes son fundamentales en lo que a estética se refiere. No basta con tener la dentadura completa y alineada, sino que deben ocupar un espacio adecuado. Si son demasiado grandes (macrodoncia) o pequeños (microdoncia) restarán estética. Por suerte, existen procedimientos dirigidos a corregir ambas situaciones.

2. No olvides las encías

Otro de los factores que no debes olvidar son las encías, pues a veces ocupan demasiado espacio y dan lugar a lo que en odontología llamamos sonrisa gingival. Si es tu caso, no te preocupes. Existen procedimientos como la gingivectomía y la gingivoplastia que corrigen ese exceso de encía para que muestres más diente.

3. Un blanqueamiento, tu mejor opción

No hay nada más bonito que una sonrisa blanca y radiante. Sin embargo, algunos hábitos como tomar café, vino o fumar hacen que nuestros dientes se vayan oscureciendo con el paso del tiempo. Por tanto, un blanqueamiento es ideal para recuperar el tono brillante que los debe caracterizar.

4. Mantén a raya las manchas

Las prácticas a las que hacíamos referencia anteriormente (consumir café, vino y tabaco) y algunos alimentos de color oscuro pueden acabar manchando nuestros dientes. Para prevenirlo, te aconsejamos que comas manzanas, zanahorias o apios. Si lo deseas, también puedes hacerte una limpieza dental o emplear pastas blanqueadoras que te recomiende tu dentista.

5. Cuida tu salud bucodental

Si no tienes una higiene bucal correcta, de nada servirá que cuides de tu estética. Recuerda lavarte los dientes tres veces al día (así como después de consumir alimentos entre horas), utilizar un colutorio al menos una vez al día y acudir a consulta con un especialista al menos una vez al año.

6. Prueba con unas carillas

Probablemente hayas oído hablar alguna vez de las carillas dentales. Se trata de unas láminas muy finas que se aplican sobre la superficie del diente para que se vea totalmente diferente. Gracias a este sencillo procedimiento, es posible darle un tono más blanco, modelarlo y corregirlo en apariencia.

7. Cuidado con los tratamientos caseros

Sobre todo con la llegada de las redes sociales, cada vez más personas tienen acceso a información que no siempre es verídica. Muchos tratamientos dentales caseros pueden parecer tremendamente efectivos y sencillos, pero algunos podrían resultar contraproducentes. Te recomendamos que consultes a tu dentista de confianza en cualquier caso.

Como has podido ver, tener una sonrisa perfecta es posible. Solo necesitas cuidar de tu alimentación, seguir hábitos saludables y ponerte en manos de profesionales. Te aseguramos que el resultado será increíble y podrás disfrutar al sonreír.

¿Qué es la odontología conservadora?

Tener problemas en un diente, ya no significa necesariamente que tengas que perderlo. La odontología conservadora se está imponiendo en la mayoría de consultas de estos profesionales como una opción para mejorar tu salud dental sin tener que recurrir a medidas extremas e invasivas que puedan tener consecuencias negativas en tu salud oral general.

¿Qué es la odontología conservadora?

En esencia, este tipo de tratamientos odontológicos se basa en restaurar los tejidos dañados de un diente por causas tan habituales como la caries. Es decir, el principal objetivo de esta técnica es evitar la extracción de las piezas que no están en buenas condiciones.

También se incluye en la categoría de odontología conservadora la prevención. Es decir, todos aquellos tratamientos que se realizan para evitar un futuro deterioro del diente.

Procedimientos de odontología conservadora

Hoy en día, tu odontólogo de confianza cuenta con muchos recursos técnicos pensados para poder salvar tanto la estética como la funcionalidad de tu dentadura. De esta manera, puedes conseguir que las piezas que hayan sufrido algún daño recuperen el comportamiento fisiológico que deben tener y, a la vez, que se igualen con el resto de dientes en cuanto a color y forma. Y, lo mejor de todo es que puedes disfrutar de las ventajas de estos tratamientos, incluso en caso de tener una caries avanzada. Por lo tanto, las posibilidades de que pierdas una pieza son realmente cada vez menores.

Odontología conservadora

El composite, protagonista de la odontología conservadora

Si hay un material que juega un papel importante en la reconstrucción funcional y estética de un diente, sin duda, es el composite. Sus excelentes resultados son uno de los motivos que lleva a su aplicación en todo tipo de reconstrucciones dentales.

Este material permite sustituir el tejido dental perdido y realizar las obturaciones o empastes necesarios para el tratamiento de la caries. En el mismo sentido, es adecuado para restaurar dientes rotos por un traumatismo.

Merece la pena destacar que estas restauraciones son mínimamente invasivas y, por lo tanto, no representan un problema para el paciente.

Las carillas de composite son otro de los tratamientos conservadores más habituales en odontología. En este caso, su principal función es mejorar el aspecto general de la sonrisa, corrigiendo defectos morfológicos y aportando un aspecto natural. Destacan por ser muy resistentes, prácticamente como el propio esmalte de los dientes naturales, y por tener el mismo aspecto que las piezas propias. Otra de sus grandes ventajas es que no son nada invasivas, porque se colocan encima del diente con un sistema adhesivo y sin necesidad de tallarlos, como ocurre en el caso de las conocidas carillas de porcelana.

Optar por alguna de las técnicas de odontología conservadora existentes en la actualidad es una garantía para que puedas tener una dentadura sana, funcional y estéticamente igualada sin tener que someterte a tratamientos invasivos, más molestos y con consecuencias negativas para la salud del conjunto de tus piezas dentales. Por lo tanto, es la mejor solución para algunos de los problemas dentales más habituales, como la caries.

Implantes All on Four

Los implantes dentales son necesarios para ti si has perdido piezas dentales. Ten en cuenta que una dentadura no solo sirve para lucir una bonita sonrisa, sino que es un elemento primordial para tener una vida sana, comer bien y poder masticar cualquier comida. Sin embargo, no todo implante dental es igual. Si necesitas un tratamiento de implantes total, el sistema All on Four puede ser tu mejor opción.

¿Qué son los implantes dentales de All on Four?

Este tratamiento odontológico se adapta a ti si necesitas hacerte una boca completa porque has perdido todas las piezas o estas están en mal estado, desgastadas o rotas. También es válido si lo que estás buscando es un tratamiento para dentadura que necesita reemplazar varias piezas dentales. La razón de que sea la mejor opción es porque es un sistema más barato que los tradicionales, que al servir para muchas piezas dentales, te ayudará a ahorrarte dinero en tus implantes dentales.

Además, si te decides por esta opción, vas a necesitar muchos menos implantes. Esto es posible de manera muy sencilla, dado que tradicionalmente se insertaría un tornillo por cada pieza dental y con este sistema se aprovechan los mismos tornillos para varias piezas. Por lo tanto, podrías tener una dentadura superior completa con solo cuatro tornillos y una dentadura inferior entera con otros cuatro. Consecuentemente, es menos invasiva, más rápida y tiene una recuperación mucho más inmediata.

¿Cuánto tiempo se tarda en recibir este tratamiento de implante dental total?

Al necesitar tan pocos tornillos, este tratamiento dental se realiza en muy poco tiempo y de forma muy poco invasiva. Esta técnica de implantología te permitirá, además, no visitar más que un día tu centro odontológico para tener todas tus piezas dentales. En un solo día, podrás tener tu cirugía dental con la arcada superior o la inferior, con solo cuatro implantes (tornillos) en cada maxilar.

Esto convierte al tratamiento en un éxito casi total, dado que es una técnica odontológica de última generación que apenas resulta agresiva con tu boca. Te permitirá usar de forma normal cada pieza dental como si fuera la propia. De esta manera, se convierte en tu mejor opción si te faltan todas o casi todas las piezas dentales. En un solo proceso quirúrgico, podrás conseguir volver a comer como comías antes, masticar sin problemas cualquier alimento y contar con la seguridad de poder sonreír sin complejos.

Implantes

¿Qué te sucederá tras la operación?

Si ya te has decidido a hacerte una cirugía de implante dental, tan solo te queda saber algo más sobre el posoperatorio. Ten en cuenta que, con carácter general, vas a tener que acudir a revisiones cuando se te marquen. El odontólogo es el encargado de determinar cuándo van a ser necesarias. Por lo demás, es una cirugía menor que apenas presenta complicaciones. Debes seguir las instrucciones que se te ofrezcan, tomar todas las pastillas que se te receten, mantener la boca limpia y hacer una dieta blanda.

Si ya lo tienes claro, inicia el proceso para tener implantes dentales que parezcan tu propia dentadura.