Iparragirre 7. 48901 Barakaldo
944370741
Lun. - vie. de 8:00 a 20:30h

Category: Salud

Dientes fuera de la boca: ¿pueden crecer así?

Cuando piensas en las piezas dentales, lo normal es que las imagines dentro de la cavidad bucal. Sin embargo, debes saber que también pueden nacer dientes fuera de la boca. Aunque se trate de una anomalía, en temas de salud, es conveniente tener algunas nociones al respecto. En este post descubrirás cuáles son las causas que la provocan, si tiene o no consecuencias y las soluciones que se suelen aplicar en estos casos.

¿Cómo se forman los dientes fuera de la boca?

La fuente que origina esta problemática se denomina teratoma. Se trata de un tumor de origen embrionario que se desarrolla a partir de las células germinales. Las tres capas germinales del embrión (endodermo, mesodermo y ectodermo) son las encargadas de dar lugar a todo tipo de tejidos y estructuras orgánicas: desde el cartílago al hueso, pasando por el pelo e incluso los dientes. Por lo general, es una patología congénita que se desenvuelve en las tres primeras décadas de la vida.

Por este motivo, puedes encontrar que hay piezas dentales en lugares anatómicos infrecuentes, como son los ovarios o los pulmones, entre otras localizaciones. Asimismo, tales piezas pueden ser de cualquier tipo. También pueden aparecer una o más de una en el mismo teratoma.

No debes confundir estos casos tan concretos con los llamados dientes ectópicos. Con este término, te puedes referir a aquellos que no erupcionan (quedándose en el hueso) o nacen en zonas inusuales de la boca, como el paladar, por ejemplo. Aunque emerjan fuera del lugar anatómico que les correspondería, se siguen encontrando en el interior de la cavidad bucal y tienen, por tanto, un tratamiento odontológico.

¿Son peligrosos los teratomas con piezas dentales?

Los teratomas con piezas dentales, normalmente, son benignos y asintomáticos. Precisamente, es esta falta de sintomatología la que hace que, en la mayoría de los casos, no se pueda alcanzar un diagnóstico precoz. Lo habitual es dar con ellos de forma casual, a través de pruebas de diagnóstico por imagen con fines totalmente distintos.

Como es lógico, pueden presionar u obstaculizar la zona en la que se hallan, pero no suponen un riesgo vital para el paciente. En este sentido, es poco probable que el diente termine lesionando las estructuras cercanas, pues se suele encontrar encapsulado en el interior del quiste.

¿Qué soluciones existen?

Para eliminar estas masas tumorales benignas, es necesaria una intervención quirúrgica. En función del tamaño que haya alcanzado, será necesario extirpar únicamente el teratoma o toda la zona en la que se ubica.

De la misma manera, dependiendo del área anatómica en la que se halle, el procedimiento lo llevará a cabo un servicio concreto de cirugía. En cualquier caso, es una operación menor, con un alto índice de éxito y que no reporta ningún tipo de problema para aquellos que tengan que someterse a ella.

Aunque la aparición de dientes fuera de la boca sea una circunstancia poco conocida, por su infrecuencia, es interesante conocer su existencia y tratamiento. Y tú, ¿conocías esta patología o te ha sorprendido por completo? Si tienes alguna duda, ponte en contacto con el equipo de profesionales de nuestra clínica dental en Barakaldo, que te ayudará en todo momento a dar solución a cualquier problema dental.

contacto comq

Mordida abierta: ¿qué es?

La mordida abierta es un problema de maloclusión bastante común. Se denomina oclusión al hecho de cerrar los dientes, es decir, de juntar los superiores con los inferiores. Por tanto, como habrás deducido, la maloclusión se da cuando ambas arcadas dentales se unen defectuosamente. Esta circunstancia puede ocurrir por varios motivos y la mordida abierta es uno de ellos.

¿Qué es la mordida abierta?

Podemos definir este problema como la unión defectuosa de uno o varios dientes de la mandíbula superior con los de la inferior. Si crees que lo padeces, es aconsejable que lo trates cuanto antes, porque con el tiempo puede generar otros problemas bucales en los tejidos o los músculos.

Causas de la mordida abierta

Existen varios motivos que pueden originar esta dolencia. Muchos de ellos tienen que ver con malos hábitos en la infancia. Por ejemplo, una utilización prolongada del chupete o la succión del dedo pulgar. Pero también puede deberse a un problema del crecimiento. Los huesos maxilares no se desarrollan paralelos sino por separado.

Otra causa es el trastorno de la llamada articulación temporomandibular. Si lo padeces, sufrirás dolor crónico. Por ello, tenderás a separar los dientes con la lengua y recolocar tus mandíbulas. Hacer esto repetidamente puede originar mordida abierta.

Asimismo, la deglución defectuosa, también puede causarla. Si tragas los alimentos empujando los dientes frontales con la lengua, estos pueden llegar a separarse. Y, en general, cualquier crecimiento incompleto de los dientes puede llegar a causarte esta dolencia.

Tipos de mordida abierta

En líneas generales, dentro de este padecimiento, diferenciamos dos clases que son las siguientes:

  • Mordida abierta anterior: es la más habitual y suele afectar a los dientes frontales, que no se unen correctamente al cerrar la boca. A su vez, puede ser completa o incompleta según afecte a todos esos dientes o solo a parte de ellos.
  • Mordida abierta posterior: es menos frecuente y afecta a los dientes de la parte de atrás de la boca. Puede darse a ambos lados del arco dental o solo en uno de ellos. Sus causas no están totalmente claras. Pero se supone debida al mal crecimiento de uno de esos dientes.

Tratamiento de la mordida abierta

Si sufres esta dolencia, debes saber que su tratamiento está considerado como uno de los más difíciles en ortodoncia. Esto se debe a que todavía no se han determinado con total seguridad sus causas. Además, el tratamiento depende de la edad del paciente y del propio grado de maloclusión.

Asimismo, cualquier terapia para la mordida abierta debe tener en cuenta las condiciones esqueléticas del paciente, pero también aspectos funcionales y estéticos. No obstante, con arreglo a lo que te decíamos, esta maloclusión en niños o adolescentes puede curarse con un tratamiento de ortodoncia interceptiva. Esta corrige el desarrollo defectuoso del hueso maxilar.

Sin embargo, en adultos, es posible que la ortodoncia sea insuficiente. Y, en tal caso, debe recurrirse a la cirugía ortognática.

En conclusión, la mordida abierta es un problema bastante común. Si lo padeces, lo mejor es que te pongas en contacto con nuestra clínica dental en Barakaldo para corregirlo.

contacto comq

Placa dental y sarro

¿Sabías que la placa dental y el sarro no son lo mismo? Saber diferenciar ambos conceptos es muy importante, teniendo en cuenta que una buena rutina de higiene bucal es fundamental.

¿Qué es la placa dental?

Antes de nada, cabe señalar que el sarro es un depósito amarillo o marrón que se genera cuando la placa se va acumulando cada vez más y, finalmente, se endurece. En el caso de la placa dental, esta se define como una película incolora que se deposita en la unión entre los dientes y las encías. Debes tener en cuenta que dicha película se forma por el azúcar y las bacterias, estas últimas aprovechándose de los alimentos que se acumulan. En nuestra clínica dental en Barakaldo podemos ayudarte a buscar la solución que estás buscando.

Si se va adhiriendo cada vez más placa, puede ocurrir que se destruya el esmalte de los dientes, formando caries o inflamación de encías, también conocida como gingivitis. Es muy importante que trates esta enfermedad lo más rápido posible, ya que puede derivar en algo mucho más serio como la periodontitis, la enfermedad de las encías en la que puedes perder piezas dentales.

¿Cómo evitar la placa dental?

¿Te preguntas que puedes hacer para prevenir la placa dental? Esta película incolora es la causa principal de muchos problemas de la salud bucodental, por eso para evitarla es necesario el uso de un cepillo dental eléctrico.

Cepillarte los dientes

Cepillarte los dientes es esencial después de cada comida, sobre todo a la noche, ya que durmiendo las glándulas segregan menos saliva y se produce un aumento de bacterias. Es necesario que lo hagas durante 2 minutos, el tiempo en el que se reduce el 41 % de la placa dental. Además, tienes que elegir una pasta dentífrica según el tipo de dientes para obtener un mejor resultado.

Cepillarte la boca

Una vez que termines con ello, no debes olvidar cepillarte la lengua al generar múltiples beneficios: prevenir que las bacterias pasen a otros espacios de la boca, eliminar el mal aliento y evitar las caries dentales e inflamaciones de encías.

Usar cepillo interdental y enjuague bucal

Con el cepillado de dientes no es suficiente, al no llegar a los espacios interdentales, por eso tienes que usar el cepillo interdental para eliminar eficazmente el biofilm o placa bacteriana. A su vez, no te olvides del enjuague bucal para ayudar a mantener las encías sanas con un uso diario.

Visitar al dentista

No dudes en acudir a nuestra clínica dental en Barakaldo una vez al año para que revisemos tu salud bucodental, además de que nuestros odontólogos realicen una limpieza profunda para eliminar los depósitos de placa y sarro que tengas en los dientes. En ocasiones con una sola visita no alcanza y te puede recomendar ir en más ocasiones para lograr una dentadura perfecta.

En definitiva, la placa dental es una sustancia blanca formada fundamentalmente por bacterias que aparece constantemente en la boca. Para prevenir te aconsejamos que te cepilles bien los dientes y que visites al odontólogo al menos una vez al año. ¡Ten en cuenta que es muy importante para tu salud!

contacto comq

Recesión gingival ¿qué es?

La recesión gingival, también conocida como retracción gingival, es el proceso mediante el cual se produce la retracción de la encía hacia la raíz del diente, siendo más frecuente en personas de más de 40 años, aunque también puede manifestarse en jóvenes. De hecho, uno de los motivos de este malestar es una mala práctica habitual del cepillado dental, así como el uso de cepillos con cerdas duras. Te lo contamos todo al respecto aquí.

Todo sobre la recesión gingival

Esta retracción tiene consecuencias del tipo estético como unos dientes más largos o de un color no uniforme o bien de dolor por la consecuente inflamación del margen gingival. Además, también presenta una mayor facilidad para la aparición de caries y la sensibilidad dental.

De hecho, este último aspecto es el principal motivo por el que los pacientes acuden a nuestra clínica dental en Barakaldo, ya que les cuesta comer determinados alimentos. No obstante, si sumamos todos estos malestares, encontramos una situación bastante compleja para los pacientes, los cuales pueden enfrentarse incluso a situaciones de pérdidas dentales con el paso de los años.

recesión gingival

¿Por qué se producen las recesiones gingivales?

Hay diferentes factores que tienen que ver con la aparición de estas retracciones, por lo que los dividiremos en diferentes apartados. Por un lado encuentras los factores fisiológicos son aquellos como las encías frías, las raíces dentarias prominentes, las malposiciones de los dientes o el frenillo con inserción en el margen gingival que impida una adecuada higiene por el dolor.

Por otro lado tienes los factores traumáticos tienen que ver con que el cepillo tenga cerdas duras, la técnica del cepillado no sea correcta o hagas un mal uso del hilo interdental, tengas maloclusión dental o una ortodoncia relacionada con un mal control de placa. Además, los piercings en la lengua o los labios tampoco ayudan, ya que crean quemaduras en la superficie del diente.

En cuanto a las causas víricas, son aquellas que se producen como consecuencias de los herpes simples, ya que pueden llevar a úlceras bucales; las causas bacterianas serían la acumulación de placa bacteriana en la superficie del diente o la periodontitis.

Síntomas y tratamiento

Los síntomas pueden presentarse de distinta forma, pero los más comunes que observarás son las irritaciones gingivales, los dientes más largos o la sensibilidad a alimentos muy fríos o muy calientes, así como la acumulación de placas y sarro, encías rojas o doloridas, o molestias durante el cepillado.

Finalmente, para establecer un tratamiento hay que tener en cuenta el grado de retracción gingival que tengas, puesto a que si es pequeño, no habrá problemas de sensibilidad asociados y será suficiente con hacer una higiene más minuciosa o hacerte una limpieza dental en la clínica.

En cambio, si los dolores son más pronunciados habría que estudiar otras soluciones como hacer una cobertura radicular para garantizarte una protección contra la sensibilidad y facilitarte técnicas de higiene para prevenir un mayor alcance de la lesión. Visita nuestra clínica dental en Barakaldo y te asesoramos a buscar la mejor solución bucodental.

En resumen, si tienes recesión gingival debes acudir a un especialista para que te diga qué debes hacer para mejorar este problema con tus dientes y así tener una mejor salud bucodental.

contacto comq

Dentina dental, ¿qué es y cómo cuidarla?

Cuando se trata de abordar la salud bucodental, se habla mucho sobre el esmalte y por qué debemos protegerlo, pero nunca se habla de la dentina dental. En pocas palabras, si no cuidas tu esmalte, tu dentina quedará expuesta. Es en este artículo donde explicamos este concepto al detalle.

¿Qué es la dentina?

La dentina es uno de los cuatro tejidos que pueden conformar tu pieza dentaria o diente. Va a rodearse generalmente del esmalte, del cemento y la pulpa. La dentina es resistente, pero no tan sólida como el esmalte. Sabemos que, aunque es menos conocida que el esmalte, en realidad constituye la mayor parte de la estructura de la pieza dentaria.

Para situarla mejor, la dentina, que es de color blanco cremoso a amarillento, se encuentra inmediatamente debajo del esmalte. Esta es la razón por la que nuestros dientes se ven menos brillantes cuando el esmalte se corroe. En estos casos, la dentina empieza a mostrarse aún más dando esa sonrisa amarillenta poco estética.

En sí, se podría decir que tiene una estructura similar a la del hueso. No obstante, este tejido es más blando en comparación con el tejido óseo. Debes saber que a su vez existen tres tipos de dentina: la primaria, la secundaria y terciaria. La capa externa es la primaria, la capa secundaria de dentina se produce después de que la raíz del diente se ha desarrollado completamente y la dentina terciaria es aquella que responde a estímulos. Los tres tipos de dentina son vitales para mantener la buena calidad de los dientes.

Y, ¿cuál es la función de la dentina? Básicamente, proteger los elementos del interior. Cuando la dentina queda expuesta, el diente también se vuelve más sensible. Dentro de la dentina, se pueden encontrar tubulillos que se conectan a la pulpa del diente. La pulpa juega un papel crucial ya que contiene vasos sanguíneos que aportan nutrición a los tejidos circundantes. También contiene terminaciones nerviosas que provocan dolor cuando los dientes están expuestos a cambios repentinos de temperatura (como al beber bebidas muy frías o calientes).

Cómo cuidar la dentina

Puede evitar dañar el esmalte y la dentina, es crucial mantener unos buenos hábitos de higiene bucal. Cepillarte sin hacer excesiva fuerza, utilizar un adecuado colutorio o enjugue bucal y hacer uso del hilo dental es clave.

Mantener una dieta saludable ayuda mucho a mantener las piezas fuertes. Es clave evitar las bebidas azucaradas, alcohólicas o demasiado ácidos que puedan corroer estas estructuras. Además, asegúrate de consumir calcio y vitamina D para mejorar la composición dentaria.

Por otro lado, es clave evitar hábitos perjudiciales. Por ejemplo, fumar puede provocar cáncer de boca pero además daña las estructuras de tus piezas dentarias, amarillea tus dientes y provoca enfermedades periodontales.

Como ves, no es difícil llevar a cabo unos buenos hábitos para proteger la dentina dental. Esto se puede prevenir. Puede asegurarse de que su dentina se mantenga saludable si también mantiene sus dientes nutridos. Para obtener más consejos sobre cómo cuidar su salud bucal, no dudes en contactar con el Centro Odontológico Médico Quirúrgico de Barakaldo.

¿Por qué tengo los dientes sensibles?

La sensación de tener dientes sensibles es algo bastante habitual. Por regla general, aparece cuando se toman helados o refrescos muy fríos. Esto puede ocurrir de forma puntual tanto en niños como en adultos, pero las personas afectadas terminan por padecer problemas más serios para la salud bucodental.

Es más, la mayoría de los pacientes con sensibilidad dental muestran un dolor intenso pero breve, el cual se mantiene con la ingesta de alimentos fríos. Por lo tanto, estamos ante la principal característica de esta dolencia, aunque si las molestias persisten, es posible que tengas un empaste en mal estado o una caries.

¿Cuáles son los estímulos que provocan la sensibilidad dental?

Cuando la boca está sana, el esmalte protege a la dentina (capa que se encuentra debajo del esmalte dental y que recubre el nervio interior) de todo tipo de exposición externa. Así, si tienes los dientes sensibles, significará que el esmalte está en mal estado, ya que el calor y el frío le afectan en demasía. Todo ello conduce hasta los nervios inferiores del diente, lo que produce entonces la dolencia por sensibilidad dental.

En este sentido, has de saber que existen hasta tres tipos de estímulos que producen sensibilidad dental, como son los estímulos térmicos, osmóticos o químicos y los táctiles o mecánicos. Estos se diferencian por los siguientes aspectos:

 Estímulos térmicos: Son aquellos que se activan con la ingesta de alimentos muy fríos (como un helado) o muy calientes (café, té…).

 Estímulos osmóticos o químicos: Este tipo de estímulos dependen del sabor de las comidas. Por ejemplo, los alimentos con azúcar o ácidos, los cuales pueden provocarte una sensación de dolor en los dientes sensibles.

 Estímulos táctiles o mecánicos: Se dan con el gesto diario de cepillarte los dientes o pasarte el hilo dental.

¿Cuáles son los factores que pueden causar sensibilidad dental?

Hay varios factores que pueden limitar la capacidad de protección del esmalte y originar la sensibilidad dental. Por ello, has de prestar atención a algunos productos, más si cabe cuando ya tienes los dientes sensibles, puesto que estarías aumentando la gravedad del problema.

Por ejemplo, el uso de una pasta de dientes blanqueadora puede ser una de estas causas. Esta decisión no la debes tomar a la ligera, ya que en el mercado dispones de muchas opciones para comprar dentífricos. Por tanto, lo más recomendable es que acudas a un dentista y te indique la pasta más adecuada para tus dientes.

Por otro lado, el estrés, la ansiedad y los nervios se han convertido en factores determinantes, ya que pueden acarrear bruxismo (apretar o rechinar los dientes de forma inconsciente).

Por último, los problemas en las encías también tienen un papel muy importante. No has de olvidar que, si esta parte de la boca está en mal estado, puede aparecer una excesiva sensibilidad en los dientes.

En resumen, si padeces esta dolencia, te aconsejamos acudir a nuestra clínica dental en Barakaldo. Te daremos la mejor solución y, de esta forma, mejorar el estado de tus dientes.

Cómo cuidar las encías para asegurar la salud oral

Una de las partes más delicadas del cuerpo son las encias. Los problemas que ocasiona su mala higiene suelen ser difíciles y dolorosos de solucionar. Si no quieres experimentar esta situación en primera persona, aquí van algunos consejos para cuidarlas y tener una buena salud bucodental.

Problemas de las encías

Antes de ver las recomendaciones, es importante que te conciencies de la importancia que tiene mantener unas encías sanas.

Dos son las principales afecciones de las encías: la gingivitis y la periodontitis. En los casos más leves, sus síntomas pueden ir desde el simple enrojecimiento e inflamación de la encía a su sangrado mientras te cepillas. Pero a medida que las bacterias van debilitando tu encía, esta acaba por retraerse dejando expuesta la raíz dental. Esto no solo implica un incremento en la sensación de sensibilidad, sino que además puede acabar suponiendo la movilidad y pérdida del diente.

En los casos más graves, la placa bacteriana que se acumula en tus encías puede pasar a la sangre. Aumenta así el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares o diabetes de tipo 2.

Claves para mantener unas encías sanas

Cuando piensas en la salud de tu boca, seguramente lo primero que te viene a la mente son tus piezas dentales: su forma, cómo están colocadas, tu rutina de limpieza en ellas… Sin embargo las encías, las grandes olvidadas, son casi más importantes. Por este motivo se merecen tener una higiene específica. Te la resumimos en los siguientes puntos.

1. Cepillado diario

Cepillar tus dientes y encías debe ser una práctica que incorpores a tu día a día tras cada comida. No es necesario que apliques una fuerza excesiva; de hecho, esto puede originarte problemas como la retracción de las encías.

En esto influye además el tipo de cepillo que utilices. Para un cuidado de las encías óptimo apuesta por cepillos cuyas cerdas tengan una dureza media o suave, y no te olvides de renovarlos cada 3 meses.

En esta higiene diaria incorpora también seda dental o cepillos interproximales y un enjuague bucal.

2. Acude a tu dentista

Además del trabajo que debes hacer en casa, es más que recomendable que cada 8 o 10 meses acudas a revisión en tu clínica dental.

Para una limpieza completa existen tratamientos que se utilizan como profilaxisy que, realizados por el higienista dental, dejarán tu cavidad oral en perfecto estado.

3. Cuidado con los alimentos

Los azúcares y grasas saturadas propician la aparición de bacterias. Acabarán dañando tus encías si no cepillas tus dientes inmediatamente después de ingerirlos.

Encías

4. Especial atención en ciertos casos

Si tienes antecedentes en tu familia o padeces osteoporosis, enfermedades cardíacas, diabetes, VIH, etc., debes poner especial atención a la salud de tus encías. Igual ocurre si tienes las defensas bajas o has recibido un trasplante.

Otros casos sensibles responden a cambios hormonales como los vividos durante el embarazo, donde puede aparecer la gingivitis estacional.

Asegura la salud de tus encías con estas sencillas recomendaciones. Proteger la base de tus dientes es la clave para una boca sana y bonita.

Protocolos de seguridad dental COVID-19

En el Centro Odontológico Médico Quirúrgico estamos extremadamente comprometidos contigo y, sobre todo, con tu salud. Somos conscientes de que estamos viviendo unos momentos de incertidumbre, que nos preocupan a todos.